Mosca blanca, problema y solución

Divulga el conocimiento, es gratis!Print this pageShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Este año los problemas de virosis se han manifestado de manera considerable. Según los últimos informes aportados por los institutos más prestigiosos de nuestro país, ese virus es vectorizado por la mosca blanca (Bemisia Tabaci) o (Trialeurodoes Vaporariorum).

El control del este agente se ha visto damnificado por los continuos tratamientos químicos que se han efectuado con diferentes materias activas Clorpirifos, imidacloprid (confidor), tiametoxam (actara) o piretroides artificiales como las cipermetrinas, deltametrinas o incluso las tetrametrinas.  El uso indiscriminado de estos insecticidas sintéticos terminar por eliminar a los enemigos naturales de esta plaga, cabe recordar que ya en los años 50 la plaga P. xylostella se convirtió en el primer insecto que desarrollaba resistencia al DDT y hoy en día es resistente a muchos insecticidas sintéticos utilizados en el campo frente a este insecto, todo esto genera en definitiva un aumento del costo de producción.

Existen numerosos estudios que indican que diferentes familias de mosca blanca se han modificado genéticamente para generar resistencias por el uso incorrecto de los propios insecticidas.

http://galeriaimagenesfitosofia.blogspot.com.es/

http://galeriaimagenesfitosofia.blogspot.com.es/

La mosca blanca forma colonias en el envés de las hojas (zona de más porosidad), no sólo del cultivo sino también en malas hierbas y en lindes alimentándose succionando la savia de las hojas, que se vuelven amarillentas y se acaban necrosando. Además, tanto la presencia como la plaga se manifiestan mediante una melaza llamada fumagina que puede atraer incluso a otras plagas, generar pudriciones, favorecer la aparición de hongos e interferir en la fotosíntesis.

El auge de esta plaga se da a partir de 15º-34ºC, cuando se dan temperaturas tanto superiores como inferiores resultan letales para este insecto, por lo tanto debemos tener especial cuidado en las primaveras templadas que se dan en Castilla y León.

El ciclo de la mosca blanca consta de cuatro estadios, el huevo, la larva, pupa y adulto, este dato es muy importante a la hora de hacer tratamientos ya que aunque bajo mi punto de vista siempre hay que hacer tratamientos ovocidas para controlar la plaga desde sus primeros estados para que lleguen a la fase madura lo menores ejemplares posibles, es por eso el tratamiento con aceites densos que asfixien a los huevos e incluso las larvas en los primeros momentos y mezclarlos con insecticidas como jabones potásicos que afectan a los adultos.

sacredhabitats.com

sacredhabitats.com

Como sabéis estos insectos son chupadores, y en consecuencia generan heridas en la superficie vegetal que pueden ser un puerta de acceso para bacterias y/o caldo de cultivo para el desarrollo de enfermedades fúngicas (además de la melaza).

Afortunadamente, cada vez más volvemos a trabajar con la idea de hacer tratamientos preventivos y no solamente curativos. Yo recuerdo que mi padre poco a poco comenzó a sustituir los tratamientos preventivos por los curativos, ahorrando por una parte en pases y tiempo con el tractor pero que después se compensaban con el precio de los productos curativos.

Tratamientos

Teniendo en cuenta las características del campo castellano y del cultivo al aire libre debemos contemplar todas las medidas posibles tanto en residuo 0, como convencionales o medidas culturales. Existen también otros medio de defensa auxiliares como hongos entomopatógenos, depredadores, parasitoides de mosca blanca, sin embargo estos medios se suelen utilizar más a menudo en invernadero por la facilidad de control y monitoreo.

Es muy importante hacer un buen control del pH en los caldos fitosanitarios, o incluso mezclar insecticidas de la misma procedencia (organofosforados con organofosforados, etc…)

Aire libre:

Lo primero es aplicar medidas culturales, ya sé que este punto parece antiguo, obsoleto, pero nada más lejos de la realidad, el objetivo de estas medidas es hacer menos favorable el ambiente de desarrollo de la plaga, por eso debemos tener cuidado con el desarrollo de malas hierbas en las lindes que hacen de hospedantes haciendo tratamientos también sobre ellas con los protocolos que aparecen más abajo.

Independientemente del insecticida que se utilice es importante conocer a que familia pertenece, que ph tiene y operar en consecuencia. Además, por supuesto de hacer una correcta alternaria con productos que no generen resistencias y que generen sinergias con los tratamientos conocidos como habituales en Castilla y León, pero que en otros lugares ya han pasado a la historia.

Jabón potásico, yo conozco el TECBOM, es una sal potásica muy estable de pH elevado (recordad que es un jabón). Además es muy importante hacer tratamientos complementarios de jabón fosfórico (SOAPFHOS) e insecticida. Los conocidos jabones fosfóricos suelen tener un pH neutro y el precio no es elevado. El efecto potenciador sobre el insecticida es muy interesante y de esta manera no estamos potenciando la resistencia de la mosca blanca.

Es importante hacer un monitoreo para controlar al máximo la presencia de esta plaga. Existen diferentes opciones para monitorear la mosca y saber cuando debemos de efectuar los tratamientos preventivos. Las técnicas de muestreo para esta especie de mosca blanca se pueden dividir en dos grupos: aquellas destinadas al seguimiento de estados inmaduros, y las que tienen como objetivo los adultos.
Para el caso de los adultos, las técnicas de muestreo mediante trampas cromáticas adhesivas han sido ampliamente utilizadas con buenos resultados. Para el muestreo directo en planta, de estados inmaduros han sido desarrollados métodos tanto en cultivos en invernadero como al aire libre, con estima de la población relativa o para ausencia/presencia (muestreo binomial). En cultivos en invernaderos del sur de España dicha técnica está totalmente desarrollada mediante muestreo binomial.

 

 

 

 

Divulga el conocimiento, es gratis!Print this pageShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *