¿Algas en los cultivos extensivos? ¿Sirven? ¿Porqué?

Divulga el conocimiento, es gratis!Print this pageShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Autor: Álvaro González

Sí, rotundo, alto, claro, preciso y rotundo. Sí sirven.

Fuente: www.veoverde.com

Fuente: www.veoverde.com

Según mi opinión, la algas son un elemento barato, efectivo y con un amplio espectro de acciones que pueden servirnos como ayuda en determinados momentos fenológicos del cultivo.

En agricultura de precisión nos encontramos varios tipos, aunque fundamentalmente  Ascophyllum nodosum, Ecklonia máxima, Laminaria…., sólidas (100% algas) o líquidas.Podría decirse que las algas son una especie de timbre que “llama” al cultivo para avisarle que un estado fenológico va a ocurrir. Por ejemplo, todo el mundo sabe que el Boro y el Molibdeno son dos elementos esenciales en la floración y desarrollo del polen, pues bien, una aplicación de algas junto con estos elementos mejorará la acción y reacción buscada por cada uno de nosotros.

La acción de estos extractos de algas, se debe al efecto combinado de la diversidad de un tipo especial de azúcares presentes en las paredes celulares de las algas (oligosacáridos) empleadas en su fabricación, que actúan como gancho en los procesos que desencadenan los mecanismos de defensa e inmunitarios de las plantas terrestres. La activación del sistema inmunitario de los cultivos tratados genera mayores producciones, de mayor calidad y más resistentes a enfermedades y al estrés ambiental.

La clave en el desarrollo agronómico radica en su composición y es que las algas están compuestas de fitohormonas naturales de crecimiento (citoquinínas, auxinas) y bioestimulantes que activan a la planta ante un stress biótico o abiótico como la betaína, manitol, oligosácaridos que además responden muy bien ante ataques de plagas o enfermedades.

Esta herramienta se ha usado durante miles de años en las zonas costeras, no es un “invento” actual, proveen más de 60 elementos minerales que la planta necesita.  Las algas estimulan los procesos enzimáticos del suelo, y por eso un NPK 3-3-3 podría trabajar mejor que una formulación 10-10-10 por ejemplo. de alguna manera estamos dotando de vida al suelo…”el suelo” aquel amigo muchas veces olvidado….

http://www.madrimasd.org

http://www.madrimasd.org

Las algas se pueden aplicar a nivel de suelo (fertirigación) o foliar,  actuando como “llamada de atención” a la planta avisando de que un cambio fenológico se aproxima. Por esa razón veremos muchas veces las algas formuladas con diferentes micros como complemento nutritivo de esas necesidades que el cultivo tendrá.

¿Me pueden servir las algas en extensivos?

Sin ninguna duda.

Las aplicaciones de algas en extensivos (cereal o maíz) me ha dado unos resultados muy buenos. Se trata de una herramienta natural (en algunos casos ecológicas, en otros no) y además barata. La aplicación de algas en el medio (suelo) generan reacciones de hidrólisis enzimáticas catalíticas reversibles, esta frase en definitivas cuentas significa que complementa la actividad de los seres vivos que habitan la tierra. Cuando aportamos algas al suelo, estamos dando un complejo vitamínico que incluso el extensivo de poco valor agregado agradece en forma de producción.  Dentro de los compuestos ya identificados en las algas se tienen agentes quelatantes como ácidos algínicos, fúlvicos y manitol así como vitaminas, cerca de 5000 enzimas y algunos compuestos biocidas, más abajo encontraréis un cuadro resumen donde veis los efectos de cada componente para saber qué es lo que se puede esperar.

ENZIMAS-ALGAS: POSIBILIDADES DE SU USO PARA ESTIMULAR LA PRODUCCION AGRICOLA Y MEJORAR LOS SUELOS1 Seaweed-Enzymes: Possibilities for Stimulating Crop Yield and Improving Soil Quality

ENZIMAS-ALGAS: POSIBILIDADES DE SU USO PARA ESTIMULAR LA PRODUCCION AGRICOLA Y MEJORAR LOS SUELOS
Seaweed-Enzymes: Possibilities for Stimulating Crop Yield and Improving Soil Quality

En maíz el resultado incluso mejor, el efecto visual es más notorio puesto que el cultivo tiene más porte y más necesidades, las algas aportan vigorosidad. No sé si esta herramienta es capaz de sustituir completamente los abonos convencionales, si alguien lo aprobado por favor que lo comente (más abajo) para trasladar esa información al mayor número de agricultores. Los resultados son buenos, se aplica por arriba (aunque también se puede por fertirigación), concretamente en maíz  a los 45 días de sembrado (7.5 a 13 cm de altura de las plantas),  la segunda aplicación 20 días después, aunque dependerá de ciclos, zonas y necesidades concretas del cultivo.

Espero que el post os resulte interesante.

No dejéis de comentar!

 

Divulga el conocimiento, es gratis!Print this pageShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *